La historia de la franquicia en España, un concepto de negocio de éxito y rentabilidad

historia de la franquicia en España

La historia de la franquicia en España se remonta a finales de la década de los 50/principios de los 60, cuando conceptos franceses como Pingouin, Esmeralda, Descamps o Rodier introdujeron sus cadenas de establecimientos para lanas de labores, ropa de hogar y moda. Paralelamente, también surgieron algunos conceptos 100% nacionales, como Pronovias o Santiveri, convirtiéndose así en las primeras franquicias desarrolladas en España.

El origen de la franquicia, etimológica y conceptualmente se puede encontrar en la Edad Media, cuando los reyes, a través de la concesión de cartas francas, concedían privilegios a sus súbditos. Con estas cartas francas, los vasallos podían realizar determinadas actividades como la caza y la pesca. A estos privilegios los llamaban “franc”. También la Iglesia se valía de conceder autorizaciones a los propietarios de tierras para que recaudaran, a cambio de una comisión, los diezmos debidos.

Volviendo a España, a mediados de los 70 comienza el espaldarazo definitivo de la franquicia en el país, con la llegada de otras franquicias europeas y, sobre todo, la implantación de importantes enseñas estadounidenses, como Burger King o Mc Donald’s.  Una vez más, las cifras muestran esta evolución. En 1970 apenas había 19 cadenas en funcionamiento en España. Diez años más tarde, en 1980, la cifra había ascendido a 47 y desde esa fecha se experimenta una acelerada progresión, elevando la cifra hasta las 77 cadenas de franquicias en 1985. La segunda mitad de los años 80 supone la consolidación del sistema de franquicias en España, llegando a los 195 franquiciadores en el año 1990.

Los primeros años 90 representan la etapa de madurez de la franquicia en España, tanto cualitativa como cuantitativamente, ya que se alcanzan parámetros similares a los de otros países del continente europeo. Los principales sectores en los que comenzó a operarse como franquicia eran dos: hostelería y moda. Ambos marcaron la evolución de la franquicia y la aceptación de este sistema de negocio en el ámbito empresarial.

Las Ferias de Franquicia, reuniones claves para el crecimiento del sector en España

La realización de ferias de franquicias en diversos puntos de la geografía española fue clave para el exitoso desarrollo del sistema de franquicias en España, llegando a emprendedores no solo de las ciudades más importantes como Madrid y Barcelona, sino dando también una oportunidad a los emprendedores de localidades más pequeñas.

Las primeras ferias en las que se dedicó un espacio a  la franquicia fueron Expocomerç en 1985 en Lérida, Equipal en Barcelona también en 1985 y Expocomercio en Madrid en 1986. La primera feria monográfica de la franquicia fue organizada en Bilbao bajo la denominación de Franquicia’87. Pero si hay que destacar un evento, fue la celebración en 1986 de los IV Encuentros Europeos de la Franquicia, organizados por la Cámara de Comercio de Valencia y que fueron el arranque de lo que más tarde se convertiría en el Salón Internacional de la Franquicia (SIF) la más importante exposición, junto a Expofranquicia de Madrid, del sector en España.

Este crecimiento de la franquicia se vio acompañado por la aparición de diferentes medios especializados en el sector, que contribuyeron a popularizar y ampliar el conocimiento de este sistema. De estos años son publicaciones especializadas como el Anuario Español del Franchising y del Comercio Asociado (1986), Apuntes de Franchising (1988) o Hablamos de Franquicia (1988).  Las grandes consultoras de la época aprovecharon también este tirón para sacar sus propias revistas y medios de comunicación generalistas sacaban suplementos de franquicias en sus ediciones.

Desde entonces el sistema de franquicias en España no ha dejado de crecer, convirtiéndose en la forma de emprendimiento más exitosa y rentable.