Crepissima, o como diferenciarse en un sector tradicional