Barber experience de Carlos Conde Peluquerías, una experiencia única para el cuidado masculino

Barber experience

Barber Experience es el servicio exclusivo que la cadena de franquicias Carlos Conde peluqueros ha diseñado para que sus clientes vivan une experiencia única en cada una de sus visitas. El público masculino cada vez se cuida más, dedicando un mayor tiempo a mejorar su aspecto físico.

En las peluquerías y barberías Carlos Conde los clientes podrán encontrar todo lo necesario para el cuidado masculino: corte de pelo, peinado, tratamientos específicos para el cabello, afeitado, etc. Además, disponen de una amplia gama de productos para el cuidado de la piel y del cabello: mascarilla, champú, sérum, etc.

Y como valor añadido, esta cadena de franquicia ofrece una serie de tratamientos de belleza masculinos, como depilación de cejas, pómulos o entrecejo y manicura. Con Barber Experience, la cadena pretende, en definitiva, de que el cliente disfrute desde el primer minuto de una experiencia inmejorable y que salga sintiéndose mejor por fuera y, sobre todo, por dentro.

Este concepto de negocio, que ya ha triunfado en España, pretende abrirse camino ahora en el mercado LATAM y para ello, los responsables de la cadena han confiado en la labor profesional de la consultora de franquicias LATAM NETWORKS.

El sector de la peluquería y estética masculina es un mercado en auge internacionalmente, por lo que es un negocio indicado también para peluquerías y barberías que deseen renovar su imagen y aumentar su rentabilidad. Carlos Conde peluqueros proporciona formación inicial y continua con sus especialistas, siempre al tanto de las últimas tendencias y técnicas del sector.

Carlos Conde, un servicio único para los clientes, un concepto único para los franquiciados.

Las principales ventajas competitivas de esta franquicia son tener una imagen totalmente diseñada y pensada para el hombre, una uniformidad en el personal que aplica el mismo know-how, además de precios competitivos y soporte total para sus franquiciados. Los salones están siempre a la moda en las últimas tendencias, sin olvidar nunca lo clásico, para no descuidar a ninguno de los clientes. El concepto destaca en paralelo ya que vende un servicio obligado en el que no hay ningún producto perecedero, además de no competir con internet.

Esta franquicia está pensada casi al 100% para el inversor, dado que desde la central se ocupan de todo. A partir de aquí, buscan a personas que crean en el proyecto, comprometidas con la calidad y la excelencia en el servicio, y que tengan la ilusión de formar parte de un negocio rentable y que ofrece lo que los clientes necesitan. Cualquier persona emprendedora que busque gestionar su propio negocio y cuente con capacidad económica suficiente, encontrará su oportunidad. Es una franquicia pensada para las personas que quieran tener un negocio integral en el sector de la peluquería y estética para hombres, también perfecto para el autoempleo”.

La enseña ofrece a sus franquiciados acuerdos con diferentes entidades bancarias para facilitar la financiación de la inversión, además de asistencia en la localización del emplazamiento, identificación de zonas preferentes y asignación de la zona de exclusividad; proyecto de obras y decoración, ejecución de las mismas, supervisión final del establecimiento y aprobación de apertura; planificación de la campaña de lanzamiento del establecimiento; búsqueda de personal y formación del mismo, además de impartir formación al propietario de la barbería; visitas periódicas de asistencia y asesoramiento on-line; formación continuada y de reciclaje; centralización de pedidos; marketing y publicidad y actualización y adecuación de la oferta de productos.